Los hermanos Borboa, un ejemplo a seguir

Los hermanos Borboa, un ejemplo a seguir

Por Julián Peña

Carlos y Gustavo Borboa son hermanos y pertenecen al Colegio La Salle.  A su temprana edad ya tienen una historia de vida. Ellos al igual que 900.000 compatriotas han llegado a Colombia desde Venezuela en busca de un mejor futuro. Estos hermanos venezolanos  llevan más de año y medio en nuestro país, en medio de momentos difíciles han logrado adaptarse a unas nuevas costumbres y sobre todo a una sociedad diferente. “La llegada al país fue muy dura, pero gracias al apoyo de los profesores, poco a poco, nos hemos adaptado” comenta Gustavo.

Fue un proceso de adaptación en el que sus compañeros de colegio fueron claves, recibieron todo el apoyo y ahora esperan sobresalir tanto en lo personal, como en su pasión, el fútbol.

La motivación para estos jóvenes deportistas es sacar adelante a Venezuela, dejar en alto la bandera y ser una estrella a nivel mundial como lo es Josef Martínez, actual jugador del Atlanta United, donde lleva 28 goles en la misma cantidad de partidos jugados.

Gustavo es lateral derecho, mientras que Carlos es extremo y usa los dos perfiles.  Ambos son titulares indiscutidos y siempre reciben el apoyo de su técnico Tomás Molano.

Gustavo  tiene una meta clara “Llegar a ser como Daniel Carvajal, lateral del Real Madrid, ya que se desprende muy bien por la banda. Primero llegar al fútbol profesional acá en Colombia y después en el extranjero.

Por su parte, Carlos expresa: “Poder llegar a ser jugador profesional.  Pero para llegar a eso hay que trabajar muy duro, por ejemplo, sobresalir en esta Copa Poli. Es una oportunidad que nos brindan en este torneo y tenemos que destacar, hay que ganar el torneo”.

A pesar de su historia, ellos piensan como un equipo, “Hay equipos muy fuertes, hemos visto equipos que dan la talla. Nosotros no nos vemos favoritos, porque eso lo tiene que ver la gente, trabajamos para ganar este torneo”

Carlos fue la figura del partido en que La Salle le ganó 5 por 1 al Gimnasio Los Pinos. Él recibió de esta manera la victoria: “Estoy muy contento por ayudar a mi equipo, cuando el partido lo necesitaba estuve ahí y gracias al apoyo de mis compañeros ya que ellos son los que me hacen figura a mí”.

Gustavo y Carlos siguen jugando con su colegio, La Salle, siempre con el sueño y la ilusión de llegar a ser jugadores profesionales y ayudar a su país.